Ropa deportiva, del campo de juego a la vida cotidiana

Por William Cruz Bermeo

«La cultura humana brota del juego —como juego— y se desarrolla en el juego

Y-3, por Yohji Yamamoto. París, otoño 2014. © Monica Feudi/Feudiguaineri.Com

Y-3, por Yohji Yamamoto. París, otoño 2014. © Monica Feudi/Feudiguaineri.Com

La cita corresponde a la introducción de Homoludens, el libro donde Johan Huizinga propone que la lúdica ha sido crucial para el desarrollo de la cultura humana. Para él la cultura era el resultado de un juego donde se establece un conjunto de reglas con el cual se instituyen los roles que cada individuo desempeña en la sociedad. Distribuirlos supone distinguir a los integrantes del juego social por sus orígenes, rangos y funciones, mediante signos expresados en la apariencia vestida. Esta misma lógica aplica a los uniformes deportivos, diseñados no solo para distinguir un juego, los jugadores o a un equipo sino también para responder a las necesidades de movilidad física que demanda cada deporte; y aunque la ropa deportiva ha sido creada para dichos fines se ha trasladado de los campos de juego a la vida cotidiana, y de allí a las cumbres más elevadas de la industria de la moda.

 Hacia finales del siglo XIX, bajo la incitativa de crear unos juegos olímpicos, inspirada en la antigua Grecia y teniendo como referencia los juegos realizados en Olimpia desde siglo VIII A. C. hasta el IV D.C., algunos juegos pasarán de ser un entretenimiento a convertirse en deportes modernos puesto que desde entonces contarán «con una institucionalidad» y una «organización selectiva»,  pero no todavía con indumentarias pensadas para su ejecución. Ese será un proceso que se desarrollará a lo largo de los años venideros; por tanto podemos afirmar que la ropa para los deportes es uno de los sucesos relevantes del siglo XX, que surge en respuesta a esa institucionalización del deporte. Continuar…

Anuncios

Estilo juvenil en los años cuarenta

No sé cómo se atreven a vestirse de esa forma y salir así…

Por William Cruz Bermeo

Jerome Meldelson en traje zoot, 1943 © Time Life Pictures/Getty

“…No sé cómo se atreven a vestirse de esa forma y salir así, en mis tiempos todo era elegante, no había punk. ¡Hey, pa también fuiste pachuco, también te regañaban!”.

La frase es el título de una canción del grupo mejicano La Maldita Vecindad y los hijos del quinto patio, coreada con mucha energía en los años noventa. Pero más allá de eso, la palabra pachuco guarda una historia relacionada con las actitudes frente al vestir por parte de los jóvenes mejicanos inmigrantes a Estados Unidos en los años cuarenta. Octavio Paz se refiere también a ellos en su ensayo El pachuco y otros extremos (1950); pero ¿qué era un pachuco y qué relación guarda este personaje con la moda? Leer Más